Páginas

viernes, 28 de enero de 2011

MANIFIESTO POR EL FIN DEL FRAUDE EN EL IBÉRICO

 

porcino-cordoba--478x270

 

El 90% del producto que se vende como ibérico procede de animales cruzados

Que existe un enorme potencial de fraude hacia el consumidor a la hora de adquirir productos con la denominación de «ibérico» es algo que se demuestra en el hecho de que, hoy por hoy, el 90 por ciento de lo que así se llama en le mercado es, en realidad, procedente de un cerdo cruzado y solo el 10 por ciento es considerado ibérico puro.

Y al respecto los firmantes del manifiesto «en defensa de la raza porcina ibérica», en un acto que tuvo lugar ayer en la sede de la Cámara de Comercio de Córdoba, fueron tajantes. hasta el punto de que exigieron a las administraciones que, «de una vez por todas, la norma de calidad que se encuentra ahora mismo en proceso de estudio diferencie claramente el ibérico puro del cruzado y eso quede obligatoriamente determinado en las etiquetas».

Eso no significa que el cerdo ibérico cruzado con duroc-jersey no tenga una calidad excelente, advirtió el presdiente de la Cámara, Ignacio Fernández de Mesa, pero tampoco se le puede dar «gato por liebre» al consumidor cuando está pagando determinados niveles de calidad y excelencia por un ibérico puro que, a la postre, es un cruzado. En este punto, los firmantes del manifiesto (productores, Denominación de Origen, empresarios, Universidad, hosteleros y políticos) consideraron que una de las fórmulas para defender la raza pura es el mantenimiento de su ecosistema por excelencia, que es la dehesa.

Precisamente, ese manifiesto es el que, en opinión del presidente de la Denominación de Origen Los Pedroches, Antonio Jesús Torralbo, puede servir de impulso al valor añadido de esta marca de calidad, habida cuenta de que la producción no se incrementa en exceso de un año para otro.

Así, Torralbo señaló que en la actual campaña se sacrificarán «cerca de 17.000 animales», frente a los algo más de 16.000 de la anterior, mientras que el total de la producción amparada —incluida la que todavía se está curando— está ya «totalmente vendida y apenas sí se puede encontrar algo de la Denominación en el mercado».

La única forma, por tanto, de que Los Pedroches crezca en volumen es que «productores e industriales confíen en nuestro sistema y se adhieran», comentó. Entre otras cuestiones, porque un animal amparado o un jamón amparado tiene un precio mayor que uno normal, de entre 1,8 y 3 euros por arroba en animal vivo y entre cinco y seis euros en jamones, y «creo que ese diferencial es corto».

Visto en :ABC.

FEDERAPES