Páginas

jueves, 9 de febrero de 2012

Maximino Ron.


Hay que tomar medidas para que la ganadería no se acabe

 

Oviedo,
Félix VALLINA
Maximino Ron García (Cangas del Narcea, 1948) es el presidente de la asociación de criadores de ganado vacuno selecto de la raza asturiana de los valles (Aseava) y también del colectivo de ganaderos adscritos a la marca Xata Roxa. Ron García lleva toda la vida entre ganado y asegura que éste es el momento para que la carne asturiana «de calidad» comience a calar de forma importante en el mercado.
-Parece que les van bien las cosas.
-Pues sí. Por el momento no hay queja viendo la que está cayendo con la crisis. La verdad es que no podemos pedir nada más.
-¿Cuál es el truco para seguir creciendo en tiempos de crisis?
-No hay trucos. Se trata simplemente de elaborar un producto de muchísima calidad y de comercializarlo en los puntos de venta que sepan manipularlo como se merece para ofertárselo al cliente en el mejor momento, ya que se trata de un producto «cinco estrellas». Los consumidores cada vez se dan más cuenta de que merece la pena apostar por un producto sano y de calidad.
-¿Pero está demostrado que los consumidores comen menos carne desde que hay crisis?
-Sí, pero la que se come cada vez es de más calidad y eso es lo que nos hace crecer. Nosotros podemos cumplir con esa máxima.
-¿Qué características hacen tan especial a la carne de Xata Roxa?
-En primer lugar es un producto muy sano porque tiene poca grasa. Su sabor y su ternura también son muy peculiares y eso se consigue con métodos tradicionales.
-¿Cuántos ganaderos asturianos comercializan ese producto?
-Más de 300 en toda la región, sobre todo en el Suroccidente y en todas las zonas de montaña.
-¿Las administraciones ofrecen el apoyo suficiente a las razas autóctonas?
-Estamos en ello. Se van haciendo mejoras, pero creo que todavía se necesita algo más. Quizá tengamos que empezar ya en Bruselas. Allí ya se tendrán que potenciar más ayudas y después cada nación aportar lo suyo. Donde hay que hacer hincapié de verdad es en las razas autóctonas, que son las que generan calidad. Hay que tomar medidas serias para que la ganadería no se acabe y su entorno tampoco. Un entorno sin vacas sería sólo un bosque.
-¿El mercado de fuera de la región se centraliza exclusivamente en Madrid o hay más comunidades que ya consumen carne de asturiana de los valles?
-Madrid es el punto más importante, se comercializa casi el 50 por ciento del producto y las ventas crecieron el año pasado más que en Asturias. En otros sitios hay poco que resaltar, estamos empezando.
-Pero han abierto una línea de negocio con Alemania.
-Lo cierto es que sí. Tuvimos unos primeros contactos y nos pidieron varios productos. Al poco tiempo nos dijeron que habían quedado encantados y nos pidieron más. Y así estamos… A ver si algún día podemos hablar de un volumen de negocio mucho mayor.
-¿Piensan abrirse a otros países?
-Nosotros vamos a estar abiertos a todo el mundo, tenemos una materia prima insuperable y estaremos allí donde nos quieran. Los Países Bajos son un mercado muy interesante.
-¿Qué necesita la carne de Xata Roxa para consolidarse definitivamente en el mercado?
-Lo que necesitamos es tiempo y mucho trabajo. Ahora ya nos van conociendo en muchas partes y seguiremos apostando por la calidad para que continúen confiando en nosotros. Estoy seguro que dentro de unos años la carne autóctona de Xata Roxa se conocerá en todos los rincones del país y también fuera de nuestras fronteras.
Visto en www.lne.es
FEDERAPES