Páginas

sábado, 25 de febrero de 2012

Una finca de conservación ayudará a que el burro no esté en peligro de extinción

Una finca de conservación, que se ha inaugurado este martes en Madridanos (Zamora), ayuda a que el burro zamorano-leonés deje de estar en peligro de extinción, y se mantenga como una de las razas más características del ganado zamorano. Así lo ha asegurado hoy, en declaraciones a los periodistas y al resto de asistentes a la inauguración, el presidente de la Diputación de Zamora, propietaria del centro, Fernando Martínez Maíllo, que ha destacado la relevancia de las razas autóctonas para el medio rural. Este núcleo de conservación de razas autóctonas estaba hasta hace unas semanas en la Aldehuela, a las afueras de Zamora, junto al río Duero, pero se ha trasladado ahora a Madridanos, "para que los animales se encuentren en su ámbito, estén más agusto en el medio rural que es donde deben estar", ha señalado Maíllo.
Este centro es pionero en Castilla y León y en él hay actualmente 16 vacas de raza sayaguesa y alistano-sanabresa y 13 burros de la raza zamorano-leonesa, con la previsión de duplicar el número de animales en los próximos meses.

La superficie total de la finca es de 26 hectáreas y ha supuesto una inversión de más de 600.000 euros por parte de la Diputación, "todo con el objetivo de apoyar al sector primario, a los ganaderos, que están sufriendo muchas dificultades en el día a día, porque ellos ya padecían la crisis antes que el resto", ha añadido Maíllo.
Una de las principales aportaciones de este centro es la experimentación con los animales para la mejora genética de la raza, "pero también el asesoramiento técnico que se les da a los ganaderos para ayudarles con sus explotaciones y sus ejemplares", ha detallado el presidente de la Diputación.
Fernando Martínez Maíllo ha afirmado que este proyecto se resume en "un mensaje global que queremos dar de respeto al medio ambiente, por eso también hay un espacio para la educación ambiental".
"Todos los escolares de Castilla y León pueden venir aquí para que conozcan a estos animales, se relacionen con ellos, conozcan la producción ecológica, lo que es, lo sana que es y se conciencien aún más de la importancia de ser respetuosos con el medio ambiente", ha resaltado Martínez Maíllo.
Las principales asociaciones ganaderas relacionadas con estas razas, que colaboran activamente con este centro, también se han mostrado satisfechas con su traslado a Madridanos.
El presidente de Asociación Nacional de Criadores de Raza Alistana-Sanabresa, Justo Puente, ha señalado a los periodistas que lo más importante de este centro es que "está haciendo una aportación importante a los ganaderos, escogiendo a los mejores reproductores, a los mejores sementales, para que los podamos comprar y mejorar nuestros rebaños".
"Siempre hay que mejorar, hay que seguir trabajando, para que estos centros y la mejora genética sea cada vez más puntera, pero lo importante es que aquí hay un contacto directo con el animal, el ganadero pueden venir y ver de primera mano al semental, y eso es clave", ha añadido Justo Puente.
Por su parte, el secretario de la Asociación Nacional de Criadores de la Raza Asnal Zamorano-Leonesa (Aszal), Jesús de Gabriel, ha recalcado que este centro es "clave y esencial para que el burro no desaparezca, para que siga luchando por no estar en peligro de extinción".
"La ubicación en Madridanos es perfecta, es una finca muy amplia en la que los animales van a poder estar muy bien, y eso va a hacer que la mejora genética sea más efectiva, que los ejemplares sean cada vez mejores y se mantengan las características más puras de la raza", ha comentado Jesús de Gabriel.
Además, en esta finca también se va a impulsar el cultivo ecológico de cereales, con el objetivo de seguir mejorando en la calidad de esos cultivos dentro de la producción ecológica.
FEDERAPES